Jardines colgantes, puentes arqueados… graffitis corazones pintados.

La ciudad no duerme, ni aún los semáforos… vivencia sin descanso.

Monumentos de cobre… de piedra con historias, catedrales de granito desgastado.

Voces, viernes de cantos, cristales opacos… espejos a las sonrisas reflejando.

La ciudad no duerme, sufre de insomnio por la noche, en lo urbano.

Con enamorados desatados, entre tantos besos robados.

Con tintineo de campanas, con iglesias vestidas de blanco.

Con sombras de edificios anclados, con luna de bruces a los techos decolorados.

La ciudad no duerme, entre postes ordenados… con bullicio de los autos.

Con vagabundos al pan ansiando, con la oración en los labios.

Con rostros desencajados… de anuncios oxidados, con fuentes jugueteando.

Con líneas por doquier zigzagueando, con la timidez de verano.

Two things to remember: Take care of your thoughts when you are alone, and take care of your words when you are with people. Mw.

Author Angel Voset, ACG, photography by Pinterest and collectors prints.

Anuncios

Golpeando sus años, el tiempo no ha perdonado… sus cabellos pintando de blanco.

Le quiero, la amo… debo tanto, tal vez demasiado.

Lentamente, sin retorno los minutos… los segundos caminando.

Con fe de verme volar, ayer de su mano… con amor desbordado.

Todo va cambiando, los ríos… los manantiales se van secando.

Con el sol golpeando sus años, a sus hombros cansados.

Le quiero la amo, llevo en mi piel herencia de su pasado.

La sonrisa en las líneas de mis labios, en mi esencia parte de ella, calor humano.

En mi pensamiento el consejo, las palabras en días de lluvia, en momentos soleados.

Mi regalo, lo mejor que Dios y la vida me ha dado.

Sin un manual para guiarme, madre mía con el amor de tus brazos.

Ayer con desvelo de mi llanto, hoy con la preocupación de mis pasos.

Por tu valentía, por recibir más rosas que espinas… porque eres el mejor regalo de la vida.

Author Angel Voset, ACG, photography by shop.kmberggren.com

Al cielo orando, extendiendo sus cansados brazos.

Como niños siempre jugueteando, con brizna de verano.

Ya no es como antes, muchos se marcharon y de antaño poco va quedando.

Les extraño tanto, ahora crecen demasiado separados.

Es nostálgico estoy recordando… gigantes en medio de flores y prados.

Junto a la rivera tomando agua dulce… a la sed frenando.

Elegantes elevándose tan alto, guerreros y sabios… pocos quedan con los años.

De la ciudad alejado con ellos me he reencontrado, con sus hojarascas y anchos tallos.

Les amo, antes de venir les estuve pensando, están aquí y son felices a la orilla del lago.

Pareciera que intentan abrazarse, cada vez que el viento va de paso.

Quizás nadie lo sabe, pero siento que hablan y me están escuchando.

Tal vez con un lenguaje extraño, con uno que no entiendo y que en lo más adentro de sus raíces… se encuentra viajando.

Aún siguen vivos los árboles de antaño, en el lápiz… en el papel que sostienen mis manos.

Author Angel Voset, ACG, photography by Pinterest and pixels.com

Vagamente pienso en las cosas que dan sentido a la vida, en las pequeñas… en miradas, en una sonrisa.

En la paz de la noche, en el rodaje silencioso de la luna, en el amor prohibido que las sombras cobijan.

En la niña que sueña, en el tren de la vida… en el viento que juega con remolinos de arena, en el amor de una madre al hijo que espera.

En la suerte que encuentra, el pobre al caminar por la acera.

En la libertad de la golondrina que revolotea, junto al mar y la espuma traviesa.

En el tren de la vida, en la gente viajera… en las personas que suben, en aquellos que se quedan.

Vagamente pienso en la compañía, en la soledad… en la despedida, en la esperanza de aquellos que sueñan.

En colinas cuesta arriba, bajadas y vueltas, en las conquistas… en las derrotas, alegría y tristeza.

En los esfuerzos que dan recompensa, en los errores que inspiran.

En cosas bellas, en el tren de la vida, en el desliz del sol sobre cortinas vanidosas… en palabras sinceras.

Vagamente pienso en la tierra que nos alimenta, en cada flor de la primavera.

En el niño que eleva un avión de papel y le pilotea, en la vida que no se detiene… que nunca regresa.

Lentamente y algunas veces de prisa, el tren de la vida simplemente camina.

Author Angel Voset, ACG. Photography by deviantart.com, artelista.com

Sin más huellas que suaves caricias y besos del viento… muriendo, desapareciendo.

En la soledad, borrándose al ritmo de este corazón, de cada latido.

Reducidos y estrechos, doblegándose al vasto pasto en silencio… con el desdén del tiempo.

Caminos… tantos he recorrido, testigos de mis amoríos, de la manera en que he amado a la mujer totalmente perdido.

Compartidos, el andar con mis amigos… alegría de mariposas y peregrinos.

Como hilos entretejidos, laberintos de hojas secas y adornos de pinos.

Siguen vivos… aquí en mi pensamiento, en mi alma en un estuche pequeño.

Incomprendidos, sufriendo con la ausencia de sonrisas, de dulces sonidos.

Con desamor de otoño e invierno, sin aroma a tierra mojada y miradas de montañas, sin el sonar del río.

If you start looking at life with joy… sadness starts disappearing.

Author Angel Voset, ACG, photography by Best friend tag questions and quote master.

Pasan los días, las estaciones, el tiempo llevándose mis años… poco a poco así te estoy olvidando.

En puentes que se agrietan y puertos que se decoloran, a golpes de lluvia entre luces de relámpagos.

Como el oleaje al barco, después de no navegar más y quedar a la orilla varado.

Al borde, aquí a donde la tierra y la mar unen sus labios.

Junto a conchas vacías y embarcaciones de olvido… en el refugio a las golondrinas de paso.

Te estoy olvidando como una flor sin agua, como aquella que se corta y lentamente se va secando.

Entre la luna y sus cambios… en sus estados de ánimo, en la luz fija que destella a los techos cansados.

Como el pájaro al bosque, a la rama donde su cuna estaba colgando… así te estoy olvidando.

El amor no tiene que ser perfecto… simplemente tiene que ser sincero.

Author Angel Voset, ACG, photography by mayoractual and livejournal.com

Tan rápido que no te das cuenta, la gente olvida, tantas veces en el escenario que… estuvo a punto de convertirse en rutina.

Ante las luces y con mi voz tan llena de vida, con las notas de mi piano, dando siempre lo que ellos querían.

Música… hermosas melodías, armonía entre una y otra letra, en cada frase de amor y también de tristeza.

Canciones, bellas palabras e incluso en mis actuaciones… a la mujer le regalaba rosas.

Las personas pronto olvidan, vitoreaban cuando bien lo hacía, cuando a sus oídos tocaba mi sinfonía.

Así me fui dando cuenta… que la mayoría estaba ahí por el encanto, por el piano y su música, no por la mía.

Entonces un día, hice a propósito erróneas las cosas, las personas sin piedad fueron injustas… se marcharon con indiferencia.

La gente olvida y sin dificultad te cierran la puerta, te valoran por el simple hecho de conquistar la cima.

Pero después el sueño termina, todo acaba cuando se deja a un lado la excelencia.

Aún recuerdo ese momento, cambió mi vida, ya no fue la misma; perdió la alegría.

Pero después de un tiempo… de olvidar la experiencia, canto y no pertenezco a multitudes, a todas las personas.

Ya no soy de todos, solo de aquellos que saben quien verdaderamente está detrás de las notas, de las cortinas… fuera de cámaras, sin un hermoso piano y su música.

Author Angel Voset, ACG, photography by Pinterest and freelmages.com

La vida tiene que suceder entre experiencias malas y buenas… entre noches y días, navegar en medio de alegrías y tristezas, todo eso da sentido vivirla.