El tic tac del reloj

¡El tic tac del reloj ya no es el mismo! Estos trenes pasan a diario por estos rieles, acelerándose empequeñecen al tiempo.

¡Desconocidos! Un mar de personas de un lugar a otro. ¿Qué pensarán mientras abordan sin cesar trenes bulliciosos?

¡Las sonrisas han muerto! Sólo algunos gestos, rostros sombríos. Sufren y temen, callan en absoluto. Bajo esas cabelleras; detrás de lentes obscuros.

¡Dios, si yo pudiese traer hasta aquí Cantos de pájaros, aroma de lilas, de un colibrí el zumbido.

Arrullos de arroyos, fe para ahuyentar sus demonios. Aquellos seres que atracan por la noche; monedas y bolsos.

De vez en cuando a estos vagones; timidez o lentitud de un caracol. Cálido viento de montañas humeantes. La imaginación; fantásticas historias de elefantes y niños…

La serenidad de una media luna, el capitán enternecedor del cielo Una estrella y sus blancas fuentes de fuego.

¡Desconocidos! Y no digo, sólo pienso. Cosas no por unos cuantos pesos Nadie está deseoso de abrir puertas; desenvolver pasados, desenmascararlos para no continuar enfermos.

¡Dios; si yo pudiese curar lamentos! Podría decir —hermanas, hermanos No es el caos la muerte, es el reprimido silencio.

¡Habéis curado ciertas penas y sobrevivido a las más agudas; ¡Pero qué tormentos de dolor soportasteis por males que nunca llegaron!

R<>W<>E

<> Author Angel © Voset

<> Photography by Asha Carolyn Young —pixels.com

<> Artmajeur.com and mystical Christ.com

Anuncios

Espíritu…

¡Mi humanidad se conmueve al corazón Sin embargo, grandes goces he vivido! Hoy estoy aquí, mañana lejos. Tal vez después; divagando sobre un torbellino.

Luchando, sembrando una semilla de esperanza en el desprotegido, en contra de la mecanización; de la injusta crueldad a la inconsciencia del mundo.

¡Un día estuve hambriento, también sediento! Fue necesario inclinar la cabeza, rendirme a mí mismo.

Reencontrarme con esa fuente de donde provengo, al agua no al barro como pregonan los cultos. Y volver a ser niño aún siendo adulto.

¡Hoy aprecio, respeto; mujeres y aquellos hombres empuñando una caída, un defecto, un miedo! Quienes se elevan con el fin de levantar a otros.

¡De vez en cuando confieso al cielo! —Los hombres maltratan sueños. Ni una pequeña porción de mí, les auyenta la venda de los ojos.

¡Hoy estoy aquí, mañana estaré lejos! Por eso no me despido. Estaré contigo.

En el equipaje de algún viajero… por un transitado aeropuerto. Levantando en un pájaro el vuelo. Navegando a lado de un majestuoso velero.

En un tren de pasajeros, por Los Angeles o San Francisco. Por Sudamericaquizá México. ¡En un bolso pequeño! Por Lemuria; a los pies de una pirámide de Egipto.

En un elevador de la Torre Eiffel; abrazando a una nebulosa, a un hermano lumínico, respirando al viento.

A media noche por Noruega, amansando malos pensamientos, en paz con el sol inmortal… rodante sobre mar abierto.

Todos los espíritus pueden convertirse en hombres… pocos hombres pueden convertirse en espíritus.

Author Angel ©️ Voset

¡En mis sueños es que la trampa he descubierto! Una vez soñé reposar en una nube, alado y lumínico. Al despertar; me había convertido en una porción de cuerpo.

En otro sueño mi espíritu no estaba contento con un ser injusto, en otra noche una antorcha de fuego al abrir mi puño, al amanecer; su falsa riqueza en cenizas se había convertido.

¡En mis sueños es que he visto correr, volar aquel pequeño! Y al besar el pasto al rocío… con el sol mi espíritu, dejó de ser; se convirtió en un niño.

kennethlaugen.com

Por naturaleza El amor… es un acto del espíritu.

Author Angel ©️ Voset

Contact Us 📧 vosset@outlook.com

Photography by Pinterest and Ramsay Richard Books and Art.

Marioneta

Si por un instante Dios… se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más, porque entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan… y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate.
Si Dios me obsequiara un trozo de vida, me vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto; no solamente mi cuerpo sino mi alma.
¡Dios mío! si yo tuviera un corazón… escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol, pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna.
Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas y el encarnado beso de sus pétalos…
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.
Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos, y viviría enamorado del amor.
A los hombres les probaría cuán equivocados están… al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas, pero dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez… sino con el olvido.
¡Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres…!
He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad… está en la forma de subir la escarpada.
He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño… por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre. Que un hombre, únicamente tiene derecho de mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.
¡Son tantas cosas las que he podido aprender! Pero finalmente de mucho no habrán de servir… porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo.
Author Johnny © Welch
Contact us 📧 <> vosset@outlook.com
Photography by fine art America, Pinterest and
valentinaremenar.com

Sombra y fango

No tengo palabras de consuelo y esperanza, sólo en mi reposo desenmascaro sueños. Porque tal vez ya he sido destinado a perturbar al mundo con mis pensamientos.

Porque es posible que las fantasías, los recuerdos signifiquen algo, y no traten de simples trivialidades.

Porque sé que se defienden de la espontaneidad, y aunque ansían un poco de felicidad, la seguridad al final gana el juego.

Sé que sienten miedo de alturas y profundidades, y como así creen, actúan en consecuencia a cada momento.

Sin poner en duda la teoría de los gérmenes, ideas capaces de enfermar el cuerpo, de milagros columpiándose en el viento. Sin poder respirarlos.

Tanto así que son la opinión de alguien más, y no ustedes mismos. Dejando de lado al poeta, el sabio… tú, el auténtico.

¡Yo sólo interpreto sueños, aquellos secretos! Porque me nace verles libres de la ilusión y la infantil esclavitud del pasado.

Que puedan comprenderse de un modo real, olvidando lo que creen ser, el ego.

Proteger su individualidad, bien de las salvajes fuerzas interiores y su sociedad, del fango. De su propia mente inconsciente, que puede tullirlos, cegarles y atraparlos.

Es necesario conocer la raíz del mal, para evitar la infelicidad mientras vivimos. Aquellas emociones inexpresadas que nunca murieron, que fueron enterradas vivas e intentan renacer ahora de los peores modos. ———S.F

Author S. F <> Angel ©️ Voset

Photography by Pinterest —Julian Majin. Pixabay.com

kennethlaugen.com

Riqueza

¿Quién podría decir lo que ocurrió hace mucho tiempo, cuando sobre el globo sin vida colgaban estrellas y soles ociosos? ¿A qué Dios obedecían los elementos?

¿En que alas De qué viento iba el liquen y sé mecían las minúsculas semillas de poder que, alojadas en la roca, erosionaban la roca?

El primero de los pioneros sabía cuál era la dura tarea adjudicada, con paciencia, durante el largo año del cielo, edificar una casa en la materia.

Del aire, los siglos siguientes obtuvieron la enmarañada y extensa espesura, de la que saldrían las hojas de los tiempos que cubrirían y ocultarían las losas de granito.

Antes de que el cereal se agitara con dorado orgullo.

¿Que herreros, en que fragua , forjaron (en confusos eones, oscuros y callados que el aturdido cerebro apenas puede computar) el cobre y el hierro, el plomo y el oro?

¿Que antiquísima estrella podría salvar la fama de las razas que perecieron y cubrir el planeta con un suelo de cal?

Polvo es su pirámide y su mole:

¿Quién pudo ver qué helechos y palmas quedaron aplastados, bajo el seno de las montañas desmoronadas, en el seguro herbario del carbón?

Cuando se apilaron los montones de material, todo quedó baldío y sin valor hasta que llegó la sabia voluntad que escoge y, del limo y del caos, el ingenio devanó los hilos de la belleza y la proporción.

Entonces se erigieron los templos, las ciudades, los mercados, el taller de trabajo, el salón de las artes;

Entonces las velas surcaron los mares para alimentar al norte con los árboles tropicales; el viento de tormenta sopló, brotó el torrente y los ríos corrieron por sus cauces; nuevos esclavos colmaron el sueño del poeta.

Entonces se levantaron los muelles y se almacenaron las cosechas y los lingotes se añadieron al erario.

Aunque el hombre desatento lo olvidara, la materia lo recordaría y pagaría su deuda:

De sus motas y masas obtendrá sacudidas eléctricas y vínculos legales, que unirán sus fuerzas de la naturaleza salvaje a la conciencia de un niño.

Los mejores hombres… son moldeados por sus defectos.

—Ralph Waldo Emerson

Author ©️ Ralph Waldo Emerson.

Photography by Pinterest and kennethlaugen.com

Corazones encadenados

Sé que lejos no llegaría, porque sólo piensa, y siendo torpe la mente… sin luz no es capaz de concebir lo que desea.

Sabiendo esto, es preferible no pensar, sólo dejarse llevar… buscar libertad como una hoja entre la brisa.

No despertar; y no conocer la verdad que se oculta detrás de las sombras.

Podría ser mejor vivir; sin aprender tantas cosas, recorrer el camino sin tantas incógnitas.

Enamorarse de alguien conociendo sólo su alma… el corazón que le acompaña en este viaje de la vida.

Algunas veces es mejor olvidarse del mundo, ser feliz al embrujo de una melodía.

Del encantador río y su bruma, del golpeteo de las olas sobre las rocas.

Sé que lejos no llegaría; Si alguien me arrebata al sol, a la luna, si borrasen del cielo las estrellas.

Ni aún con los ojos abiertos podría, de la mente solamente los deseos y pensamientos. De la luz la realidad en las que mis huellas deambulan.

Algunas veces es preferible no pensar, no imaginar que existen corazones encadenados, ciegos en cada esquina.

Angel <<©️>> Voset

Algunas veces es mejor dejar que ruede el mundo, tirar a la basura todo lo aprendido. Comenzar a sentirse vivo

—Angel Voset

De mí… sólo pensamientos, los deseos que este corazón anhela. De la luz; la realidad en la que mi alma navega.

—Angel Voset.

Photography by fine art America and Pinterest.

Fragmentos de mí

Prefiero evitarlas, y mi silencio no es porque desconozca las palabras.

Sólo es un sentimiento de amordazarlas. De no dañar al recobrar con ellas una historia pasada.

Al mundo diría: ayer di libertad a crueles almas. Gobernaron; y en ausencia de mí… sembraron cizaña.

Hoy no pueden hacer nada. Este corazón aprendió a lidiar con espinas, a continuar después de cada encrucijada.

Porque nunca; nadie está ausente de amor. Todo hombre con destino y causa, tarde o temprano despierta. Extiende sus alas.

Al mundo diría: conocí también la amargura. Pero ahora; inútilmente el miedo empuña sobre sus manos las armas.

Murió lo que un día fui en las sombras. Polvo que el viento por doquier arrastra.

Si de todas las batallas perdidas; renaciera un aliento de vida. El perdón.

La fragancia que purifica. Se revelaría en contra del impostor que fragmenta el alma. Que hace del camino un mar de lágrimas.

It itself becomes sign

The one whom’s unveiled the mystery of love Exists no longer, but is annihilated in Love. Place before the sun a burning candle, see how its shining disappears before those lights: the candle exists no longer, is transfigured into light. There are no more signs of it; it itself becomes a Sign.

— Odes.

No es lo mismo pensar que sentir, razonar que hacer las cosas impulsivamente.

Porque los que piensan son aquellos que nunca se arriesgan, y pobre de aquel que no esté dispuesto una vez en su vida a perderlo todo por la persona que ama.

Pobre de aquel que no olvida; porque nunca será perdonado, pobre de aquel que no es capaz de dejar a un lado las trivialidades de la vida por amor… pobre de quien teniendo en frente el amor de su vida, no es capaz de quitarse la careta y sentir.

Si uno no siente, se transforma simplemente en una roca. Una cosa que no es capaz de demostrar cariño y confianza; un cuerpo sin alma.

— Gabriela Mistral.

Author Angel <<©️>> Voset.

Photography by claires-heavenly-scents.co.uk and letterpile.com.

Volátil

Surge así en este escritorio, sintiendo el vertiginoso tiempo sobre mis hombros.

Escribiendo estos versos, sabiendo lo real, la grandeza de tu corazón. Tus anhelos.

Quizá no lo digo, pero. ¿Quién no se ha demorado en decir << te amo, te quiero >>

No es fácil. Las veces que a mis ojos reclama el espejo, este callado sentimiento.

Mujer; tú eres luz en mi camino, quien despertó de las cenizas mis sueños.

Por ti soy amado, comprendido. Vi en mi alma lo que nunca había visto.

Me convertí en un caballero de hierro. Valiente, aquel hombre que de nuevo agradece al cielo.

Me desvíe de otros amores para tomarte de la mano. Caminar contigo.

Mujer; nunca lo grito. Reconozco, tal vez merezco castigo.

Volátil es el tiempo. Qué no daría… junto a ti vivo. Respiro.

Mujer; a mi vida entraste con un beso. Perdón no eres tú, suelo ser tímido.

Mujer; qué sombras me arrojarán al vacío, si no te tengo.

Mis actos son mi única pertenencia, no puedo escapar de sus consecuencias, son la base en la que me sostengo.

— Thich Nhat Hanh.

Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce… la del primer beso.

— Lord Byron

Author Angel <<©️>> Voset

Pictures by Pinterest (Editadas) www.etsy.com , fineartamerica.com by Priska wettstein.

Dulce amargo.

Mis versos, cada latido… de vez en cuando en el amor, en el olvido.

Dulce, amargo, entretejiendo el camino. De luz y sombra los hilos.

Amor, sufrimiento, corazones divididos… también fortalecidos.

Cosas, costumbres de nosotros nacen, mueren. No siempre somos los mismos.

De pronto sólidos, amables, compasivos.

En instantes perdidos, sin veleros, barcas sin destino al puerto.

En un suspiro, a cada segundo del frenético tiempo.

Arrodillados, de pie implorando al cielo. Visionarios, felices, imperfectos.

En éxito, tropiezos, apilando trofeos… sólo antídotos.

Viviendo emocionados, desilusionados, ganando; perdiendo.

Dichosos, fracasando, renaciendo.

Dulce, amargo sendero. Sintiendo el vacío, estando llenos.

Si educamos a los niños, no será necesario castigar a los hombres.

Gabriela Mistral.

Encontramos silencio… encontramos respuestas, un espejo, a nosotros mismos.

Author Angel <<©️>> Voset.

Photography by Pinterest, spiritualtyhealth.com, Quantum underground.