Esta vieja casa está vacía ahora, casi siempre sólo yo, los árboles atiborran la colina… como si buscaran compañía.

Una etapa de la vida a otra, los hijos… las hijas, volaron, ya no están junto a mí como aquellos días.

También murió la primavera y desde entonces, mi alma inmersa… en el recuerdo se consume mi vida.

Ya casi nadie me necesita, solo aquel ciruelo de hojas púrpura, le riego por la mañana… en el crepúsculo, cuando el sol del mar bebe sobre las olas.

Solo el viento me visita, a través de la ventana de arco, cuando abro la puerta adornada con cruces de madera.

Esta casa está vacía… a menudo solo cartas de familia a la lejanía, de personas que tomaron otro camino después de conocerlas.

De principio a fin, las posesiones personales agonizan…. solo mi fe en Dios me guía, me ayuda.

El mundo tiene sus propios valores y metas, auto gratificación, éxito; placer, seguridad… orgullo y cosas.

Pero en los caminos entretejidos, en la memoria los momentos vividos… la felicidad dentro de uno mismo, se queda.

La medida de una vida, no es su duración sino su donación.

—Corrie Ten B.

Author Angel Voset- Ruth, Billy Graham, inspired by Billy Graham; Casi en casa. Photography by Pinterest and Fine Art America.

Anuncios

Versos derramados… rimas, lápices en un frasco de boca redonda, sin sentimientos; sin vida.

Amor a ciegas, hojas sin espiral de una libreta, siempre a escondidas debajo de la escalera.

Noches obscuras y frías, mi alma como una vela extinguiéndose; muriendo arrodillada sin ser correspondida.

Septiembre fue esta habitación, tu aroma… mis poemas.

Cortinas de seda donde mis brazos te envolvían… la ventana que nadie cerró después de tu partida.

Dispersas esquirlas, nacientes de aquellos cuadros y su caída, que sucumbieron a las rodantes manecillas.

La empolvada mesa pequeña, la silla que ya no puede estar de pie… que los años le pesan.

Septiembre fue poesía, las huellas de tus labios a mis mejillas, el cerrojo oxidado que ya no destella.

Una rosa… pétalos esclavos de un cajón de madera, al olvido, sin tallo; sin espinas.

Si te sientes deprimido, estás viviendo en el pasado. Si te sientes ansioso, estás viviendo en el futuro. Si estás viviendo en paz… estás viviendo en el presente.

LAO- TSE

Author Angel Voset, ACG. Photography by Fine Art America and Pinterest.

En este puente que se arquea, que se estira… como queriendo tocar el cielo.

Con el sol entregándose al mar, fundiéndose en un solo cuerpo.

Junto a conchas vacías que atracan la tarde, desembarcando en este puerto.

Con mirada a los veleros, al faro que no sabe de mi pasado… los secretos que llevo por dentro.

Aquí comienzo de cero, entre olas que clavan sus pupilas a las danzantes palmeras, a los estáticos edificios.

Entre desgastadas, húmedas redes y decolorados barcos pesqueros.

En medio de la brisa, con el viento al que no miento… que sabe de donde vengo.

Aquí comienzo de cero, del suelo que ha visto nacer este pueblo.

Entre latas de aluminio retorcido, botellas de vidrio que han venido desde lejos.

Así comienzo de cero, de pie… entretejiendo de nuevo los hilos con mis propios dedos.

El verdadero hombre natural, está en franca rebelión… en contra de una forma de vida inhumana.

C.g.J

Author Angel Voset, photography by Central, Mille Six. Aliexpress.com; nightbringer.se

No es que muera de amor… muero de olvido, de buscar en otros labios, en ajenos el sabor que tuve y fue mío.

De saber que agonizan al roce de extraños mis besos, lentamente como el sol al rocío.

No es que muera de soledad, muero de no encontrar la manera de llenar este vacío.

De no tener el timbre de su voz susurrando a mi oído.

No es que muera de amor… muero de miedo, de caminar por las sombras, de divagar sin destino.

De deambular por las callejuelas, por la noche sin la luz de sus ojos sombríos.

De despertar con un pensamiento, con un verso y su recuerdo… de como era en otoño, en invierno.

No es que muera de amor… muero con esta herida en mi pecho, con la flecha que clavaron sus dedos.

Con el tiempo que se ahoga en lamentos, con esta delirante mirada buscando su cuerpo.

To love is nothing, to be loved is something, but to love and be loved… that’s everything.

Author Angel Voset, ACG. Photography by shayari7~Hindi shayari and fineartamerica.com

No es odio opuesto al amor… es miedo:

Miedo a un abrazo, porque en algún instante daño nos hicieron.

Compartir, porque en algún descuido nos robaron algo que era nuestro.

Levantar a otros, porque nadie estuvo cuando tropezamos y caímos.

Miedo a intentar… porque un día al fracaso, le observamos a los ojos.

Miedo a soñar, porque muchas veces los sueños se derritieron.

A elogiar a otros, porque en momentos fuimos ignorados e incomprendidos

Miedo a ser auténticos, porque el mundo no podría aceptarnos con defectos.

Porque no amar nos hace infelices, inseguros y vacíos.

Porque sobrevivimos no vivimos, nos preocupamos; no confiamos en nosotros mismos.

No es odio… es miedo opuesto al amor que sentimos.

No solo amar hace felices a los hombres, también les hace libres.

Author Angel Voset, ACG. Photography by timeAndDate.com, aliexpress.com

Cuadros que enmudecen, que no escuchan… aquí mi corazón, mi alma sumisa a la tuya.

Delgados pinceles que sostienen tus manos tibias, mirada inquieta… mis pupilas a tu perfecta figura.

La luz serpentea, atraviesa el transparente cristal, la ventana entreabierta.

Colores, gotas que se esparcen por el piso de madera, marcos… óleos de ríos que nunca se secan.

Lino fino, opacos destellos de luna llena, diminutos parajes de montaña, tu mirada y la mía.

Pequeños frascos de pintura, pensamientos de vida, este corazón que calla… que sufre al tenerte tan cerca.

Estáticas las rosas, las copas de los árboles, las hojas… el viento, las nubes grises y la llovizna.

En danzantes sombras el vals de tus dedos… obsesión en silencio, entre obras maestras.

Lienzos, cuadros de puentes que se adornan de piedra, por dentro este sentimiento que a fuego lento me quema.

A la pared retratos que se aferran, hermosas siluetas, mujer… tímida mi alma a tu fuerza, a tu encanto y belleza.

“In the end, we regret the chances we didn’t take.”

Author Angel Voset, ACG. Photography by Dorina Costras and Pinterest

Jardines perdidos en la espesa hierba, de ayer el recuerdo, aroma a café entre estas paredes de madera.

Ya no eres la misma, clavos oxidados… enredaderas dispersas por doquier se apoderan.

Aquí, mi niñez… desde afuera miraba las estrellas, mi madre en el crepúsculo regaba las rosas, sus amadas violetas.

En esta cocina pequeña mi abuela, aún con su cansancio… con sus manos nos hacía galletas.

Lo sé, ahora rechina la puerta, ese viento arremete, golpea; en abandono quedaron estas sillas, la mesa.

La lluvia, solo la lluvia… quizás te visita por aquellas diminutas rendijas.

Juventud pasajera… aquí escribía, me fui sin pensar que al paso de lentos veranos, de otoñales pálidos envejecerías.

Estoy seguro, después de partir murieron las sonrisas, esta lámpara de aceite fue tu compañía con mi despedida.

No, ya no eres la misma, la pluma que olvidé ya no tiene tinta, de la chimenea solo unos cuantos ladrillos quedan.

De estos años, de los tuyos y los míos… el tiempo poco a poco se adueña, no perdona.

I can’t change the direction of the wind, but I can adjust my sails to always reach my destination.

Jimmy Dean.

Author Angel Voset, ACG. Photography by fineartamerica.com, YouTube.com