Pensamientos distantes de esta barca, de la vela que ondea… nostalgia.

Cuanto duele acostumbrarse, las horas son largas, la gente no ama.

Fuera del cielo este corazón, mi mirada… dispersa mi alma junto a estrellas lejanas.

Quizás a este lugar no pertenezco, tal vez allá… afuera, los luceros me extrañan.

Soledad inmensa y profunda, las sonrisas no bastan.

El hombre ya no canta, inevitablemente la vida se angustia con los días que pasan.

Pienso y mientras el viento golpea las olas, detrás del sol mi mente cabalga.

Se pierde en el infinito, a donde los gritos… las voces, se ahogan las palabras.

El mundo solamente aprisiona, libres las gaviotas que extienden sus alas.

Esta tierra es dueña de las cosas… de todo y no hay manera de quitárselas.

Cuanta nostalgia, es corto el tiempo y los momentos poco importan… casi nada.

Es difícil acostumbrarse, se afligen estas viejas anclas, quizás de aquí mi cuerpo… no mi alma.

I’m not what happened to me, I’m what I choose to become.

Author Angel Voset, ACG. Photography by artnow.ru

Anuncios

Quizás mañana seré juzgado por amarte tanto, por esta obsesión de estar a tu lado.

Por ese amor que no fui capaz de contener, que fácilmente se salió de control… de mis manos.

Por quererte demasiado… por el dolor y la irremediable herida que he causado.

Por mi egoísmo, por arrancarte, por esta locura de hacerte mía y tenerte entre mis brazos.

Por mi arrebato, sin dejarte ser… por este loco amor totalmente desenfrenado.

Por enamorarme sin pensarlo, por actuar sin cuidado.

Author Angel Voset, ACG. Photography by pixabay.com

La naturaleza es sabia, y todo aquel que no tiene tiempo de observarla y admirarla… no podrá aprender y aplicar su enseñanza.

Sé que navegarás, cruzarás mares… caminarás y visitarás tantos lugares, pero un amor como este que siento, no te lo dará nadie.

De muchas formas podrán besarte, acariciarte, pero el sabor de mis labios, no encontrarás en ninguna parte.

Te envolverán otros brazos al sentir frío, pero distante de mí… recordarás los míos.

Porque un amor tan grande a gotas no puede darse, no por instantes… es de toda una vida, de un camino.

De boca en boca intentarás arrancarme, pero será imposible… mis besos no son fáciles de olvidarles.

Porque este amor sincero por mis venas corre… vive en cada mariposa que respira en mi vientre.

Sé que te elogiarán con poemas y frases, regalos de oro fino, pero jamás tendrás los días felices que tú y yo tuvimos.

Porque un amor como el mío, no muere fácilmente y a donde vayas… estará contigo.

Sé que al derramar lágrimas, cuando ya no te quieran… querrás que vuelva, pero quizás esté lejos, con un adiós definitivo.

Author Angel Voset, ACG. Photography by

redbubble.com

livemaster.ru

Aquí… en esta montaña tendida al olvido, puedo observar el pueblo.

Los enormes pinos, los tejados rojizos, las enormes laderas semejantes a espejos.

La cúpula de la iglesia… esa hermosa cruz apuntando al cielo.

Desde aquí veo correr al río, temerario y sin miedo.

Al final del desfiladero flores y arbustos, nidos.

Hojas que giran con la fuerza de remolinos.

Aquí cantan las cigarras… puedo abrir los brazos al viento.

Orar, Lanzar mi voz a lo más profundo del cañón… escuchar los ecos.

Descansar en el peñasco esculpido y con un suspiro.

Dar gracias a Dios por estar vivo… por cuidarme en el camino.

Author Angel Voset, ACG. Photography by fineartamerica.com