Reina de las arenas

Reina de las arenas que a tus pies se desborda el Nilo.

Amárrame a tus cadenas que la vida es como es Pero vivo pendiente del hilo que me alarga las esperas.

Que todo mi reino daría por esas caderas Y por ese cuello que es la romería de mi boca desbocada.

Y deshojaré el velo que esconde tu mirada Bajo el clamor de tu cabello al viento para entre Karnac y Luxor peregrinar por el amor y el perfume de tu aliento.

Mi reina; yo te daría la fuerza de los dioses al compás de una letanía, un imán entre la distancia y los roces. Un perfume en la fragancia de esta calma enloquecida.

Y por ti perdería la vida naufragando en tu belleza y calor.

Y tal vez no tenerte sería mendigar con riquezas carentes de valor.

Nefertiti, desliz de una sábana en celo, corazón de un final feliz y reina de los mares del cielo.

El edén y el infierno trepanan memorias Desempolvan antiguas quimeras como la decepción y la gloria. Y ese carruaje que ojalá no volviera.

No más que un templo en el universo […] y es el cuerpo humano

—Thomas Carlyle.

El que no reclama mérito es quien lo merece.

Lao tsé

Poema de Akhenaton a Nefertiti

Angel <<©️>> Voset. Photography [editada] Biblical archaeology society. http://Www.zedge.net and http://www.aliexpress.com

Anuncios

12 comentarios en “Reina de las arenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.