Hija mía

Obscurece el cielo, en verdad es triste la noche cuando calla y con ella mi voz.

Hija mía si algún día te enamoras, no te olvides de Dios… del tiempo que es corto, del perdón para no vivir con dolor.

Del verdadero amor, del incondicional… de aquel que se entrega humilde con el corazón.

De lo fuerte que eres para sobreponerte cada día y ser mejor.

Hija mía si decides a tu viaje emprender, no te olvides de mí, de los brazos que te arrullaron por primera vez.

Del color de tu piel… de las raíces que te han visto nacer y crecer.

Hija mía, si alguna día te enamoras no te olvides vivir… de ser tú misma, sonreír, de continuar después de caer.

De amar, de dar sin esperar recibir, de hacer realidad lo que deseas tener.

De caminar con seguridad, con la certeza de saber que a donde vayas… a donde tú estés, ahí estaré.

No existe la obscuridad, sólo es ausencia de luz. No existe el frío, sólo es ausencia de calor. —Albert Einstein

Author Angel <<©️>> Voset.

Photography by pinterest.com, pixabay.com http://www.kycraft.com

13 comentarios sobre “Hija mía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.