El tren de la vida

Vagamente pienso en las cosas que dan sentido a la vida, en las pequeñas… en miradas, en una sonrisa.

En la paz de la noche, en el rodaje silencioso de la luna, en el amor prohibido que las sombras cobijan.

En la niña que sueña, en el tren de la vida… en el viento que juega con remolinos de arena, en el amor de una madre al hijo que espera.

En la suerte que encuentra, el pobre al caminar por la acera.

En la libertad de la golondrina que revolotea, junto al mar y la espuma traviesa.

En el tren de la vida, en la gente viajera… en las personas que suben, en aquellos que se quedan.

Vagamente pienso en la compañía, en la soledad… en la despedida, en la esperanza de aquellos que sueñan.

En colinas cuesta arriba, bajadas y vueltas, en las conquistas… en las derrotas, alegría y tristeza.

En los esfuerzos que dan recompensa, en los errores que inspiran.

En cosas bellas, en el tren de la vida, en el desliz del sol sobre cortinas vanidosas… en palabras sinceras.

Vagamente pienso en la tierra que nos alimenta, en cada flor de la primavera.

En el niño que eleva un avión de papel y le pilotea, en la vida que no se detiene… que nunca regresa.

Lentamente y algunas veces de prisa, el tren de la vida simplemente camina.

Author Angel Voset, ACG. Photography by deviantart.com, artelista.com

Anuncios

20 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s