Oh envidia, no quiero probar de tus mieles.

Oh envidia, aléjate de mi… no quiero probar de tus mieles, soy feliz sin hacerme daño, sin herir a nadie.

No quiero que mi boca, derrame maldad, ni cause pelea entre los hombres.

Aléjate de mi no me hables, la vida sabe agridulce, hablando de los demás… pronunciando sus nombres.

Oh envidia, no quiero verte… no deseo complacerte, pues busco a Dios por todas partes.

Apártate de mi, ni siquiera me mires… soy feliz, cuando voy por las calles.

No hay necesidad, no necesitas buscarme, pues en mi hogar… no acepto los presentes que deseas darme.

Oh envidia, debes perdonarme… pero no pienso caer en tus redes, no pretendo reír con burla a los inocentes.

Llévate todo lo que tienes, guárdale en algún lugar… donde no se libere.

Author, Angel C. García , photography by pixabay.com

Anuncios

Posted In:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s