Una carta

Me he tomado un momento para escribir esta carta, no siempre tengo esta sensación… pero algunas veces pasa.

Ni siquiera sé como comenzarla, simplemente, quiero contarte algo… ahora que brilla el sol a través de mi ventana:

No sé cómo estás y qué haces ahora en esta mañana… pero yo estoy aquí pensando en el sueño que tuve de madrugada, no me gusta prestar atención a esto pero no es común que sea tan real y que tú estés ahí, tan extraño que no entiendo nada. Vi tu cruz y el destello de una una luz blanca en cuanto posabas, me miraste y entonces extendiste tus alas doradas, como si yo no estuviese durmiendo en mi cama; como si estuviera despierto viendo como volabas. Vi tu cruz y el dolor que ella mostraba, vi que mi dolor y el dolor de la gente, no es más que una tormenta en un vaso de agua… que tú sufrimiento con el nuestro en nada se compara. Que nuestros problemas son pequeños, que cada situación por la que nos pasas, no es más que la prueba para hacernos fuertes y no ser frágiles como una taza. Para que cada momento por el fuego, nuestros ojos busquen tu mirada, vean tu cruz y tengan confianza. Para no perder la fe y sigamos alimentando a nuestras almas, con cada una de tus palabras. Vi como extendías tus alas, vi tu cruz… lo mucho que nos amas.

Por eso escribo esta carta, porque no sé si soñaba, o en verdad mis ojos te miraban, porque no sé lo que me quieres decir… ahora que brilla el sol a través de mi ventana.

Author Angel C. García, photography by the book the shack.

Anuncios

Posted In:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s