De un pueblo pequeño.

Dicen que vino de un pueblo polvoriento, que al sufrimiento… le conoció desde cuando era pequeño.

Que en pobreza su nido estaba envuelto, pero que en algún momento… lo abandonó sin ser descubierto.

Que su fe y sus sueños nunca murieron, que a pesar de caminar por callejones estrechos, siguieron viviendo.

Que con las lunas de primaveras e inviernos, su mejor amigo ha sido el viento.

Que sus oraciones siempre van al cielo, hacia Dios… aún después de convertirse en viajero.

Que de niño, jugaba con aviones de papel… y barcos de cartón, en aquel riachuelo.

Que su felicidad no estuvo, no está en el dinero.

Que su alegría, su anhelo… es plasmado en cada escrito, en cada pensamiento.

En cada palabra de aliento, en cada frase dedicada al dolor, al amor… al silencio.

Que su talento es un regalo, un misterio… una inspiración, para quien no cree en sí mismo.

Que ante los problemas y retos, sigue sonriendo… que da todo, aún después de estar perdiendo.

Dicen que vino de un pueblo polvoriento, de aquel lugar donde pocos… levantan el vuelo, por temer al miedo.

Que su dicho es algo muy cierto, ” Muchos no están dispuestos a pagar el precio… para obtener el premio.”

De un pueblo polvoriento, de donde solo algunos persiguen… lo que llevan por dentro.

De un pueblo pequeño, de ahí donde los secretos… duran poco tiempo.

Author: Angel C. García
Photography by Lisa Holloway

Anuncios

Posted In:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s