Escribimos a cada momento.

Escribimos nuestra propia historia sin saberlo… no lo hacemos con los dedos, sino con cada pensamiento, con cada decisión que tomamos en el camino.

Somos el fruto de lo que a cada momento repetimos… de lo que traemos y deseamos, realmente por dentro.

La plasmamos sobre el tiempo, sin entendimiento, como si no tuviese sentido, como si en la vida, no hubiese un propósito.

Escribimos una historia cuando cerramos los ojos… cuando estamos despiertos, cuando corremos, cuando viajamos lento.

No lo hacemos sobre papel, ni con un lapicero, sino con cada paso, con cada ser humano… que conocemos.

En cada lugar por el que nos desplazamos, en esos lapsos del corazón… cuando se emociona, cuando ama y deja de ser el mismo.

La escribimos de modo que ni yo entiendo, simplemente es como un río, sigue hacia adelante… con el fin de abrazar un destino.

No la contamos ni la compartimos, solo deja huella en los que están existiendo… y en los que un día conocimos.

Una historia que sin ser grandiosa puede morir en el olvido, o continuar hacia el futuro… atravez de los recuerdos.

Una historia a la que podemos cambiar, si así lo queremos.

Anuncios

Posted In:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s