Un viaje a la montaña.

No te encontré en los ríos de agua dulce, sino en los de agua salada, porque los tragos fueron amargos y me dieron la fortaleza para no desistir… y no abandonar la batalla.

No te encontré cuando en los valles caminaba, nos conocimos en los bordes de la montaña, porque todo se dificulta cuando se intenta ir hacia arriba y cuando se lucha para derribar una muralla.

No te encontré cuando tenía todo, sino cuando no había nada, cuando la vida misma… sentía que me aplastaba.

No te encontré cuando existía abundancia, te miré cuando la pobreza… a mi casa sin permiso entraba.

No te encontré cuando de muchos amigos me rodeaba, te encontré en los que se mantuvieron junto a mí… mientras los demás no estaban.

No te encontré cuando me sentía fuerte, sino cuando mis miedos aparecían… cuando me gritaban y decían que mis metas eran un imposible, que jamás podría alcanzarlas.

No te encontré en los días cuando el sol más brillaba, estás y estuviste… cuando la tempestad y su obscuridad temor daban.

No te encontré cuando todo de una manera fácil marchaba, te he encontrado… en los días nublados, en los momentos que nadie te da una palabra.

Estás y después de encontrarte, no falta nada… todo es una hoja nueva, donde puedo escribir lo que desde niño soñaba.

Estás y después de encontrarte, mis pasos avanzan… no hay resistencia, simplemente son guiados por tu fuerza.

Dios esa es la forma mágica… en la que yo te encontré, y decidí contarla.

Anuncios

Posted In:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s