Soledad


Trepé la escalera para llegar arriba, es tarde y además una noche fría… pero muy bella.

Desde este tejado puedo contar las estrellas, observar como iluminan… dios la distancia es inmensa.

Me pregunto si la soledad, es algo que se puede curar… con solo pensar que aunque vivimos sobre la tierra, nos pertenece una de ellas.

El color de ese cielo, tan diferente al que ayer tenía, es increíble todo cambia; las horas vuelan… sin poder detenerlas.

Me da gusto estar en casa, pero no para continuar con la monotonía y esa rutina que encarcela, sino para avivar mi fe en lo que mañana quiero que me suceda.

Apesar de que la soledad daña cuando a uno se aferra, también da momentos para reflexionar sobre aquello que en verdad… vale la pena.

No importa si mi voz no es capaz de viajar hasta donde su luz comienza, quizás mis pensamientos logren abrirse paso entre la obscuridad… y hablarles de lo que mi corazón desea.

Siento libertad porque su silencio no me juzga, como lo hace la gente que según me aprecia, porque me escuchan… no me menosprecian.

Su brillo me fascina, ese destello que me alumbra, si pretendo encontrar la última pieza del rompecabezas… la chispa para no dejar que mi esperanza muera.

Esa timidez con la que me miran, su confianza… porque saben de mis secretos, pero los guardan para que nadie los sepa.

Las estrellas hacen que la soledad sea pequeña, su compañía me motiva, a nunca perder de vista… las cosas que dan  sentido a la vida.

Anuncios

Posted In:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s