* En aquella montaña * * * *

image

Todo sucedió la semana pasada,  me levanté temprano para alejarme del ruido y darle paz a mi alma. Con mi caminar  penzaba en el futuro, disfrutando del campo y de esa verde montaña.
De pronto una preciosa flor, atrapo mi mirada; tan rapido … que no pude evitar tocarla. Deslize suavemente mis dedos sobre ella y me arrodille para besarla, la contemple por un momento y penze que la lluvia y el viento, le harían daño al deshojarla.
Sin pensarlo dos veces, la corte y me apresure para llevarmela. De regreso a casa la acarcie y le dije que me hacia feliz y que estando conmigo no le pasaría nada.
En cuanto llegamos, abrí la puerta y corrí para ponerla en vaso de agua, dios; su brillo dio luz nueva a mi existencia.
Con cada amanecer,  seguía tan hermosa… como una pieza de arte recién terminada. La cuide por varios días, pero poco a poco comenzó a debilitarse;  vi como sus petalos palidecían y su fuerza ya no era la misma.
Se marchitó,  hasta que murió y nada pude hacer para ayudarla.
La tome y la lleve de vuelta hasta aquella montaña… la puse sobre la tierra a donde la primera vez,  estaba.
Me fuí, triste e imaginando en el daño que hice al cortarla.
Hoy, cada vez que hago alto a mi jornada, visito ese lugar;  le hago saber que aunque ya no esté…  volveré siempre,  para confesar que  no dejaré de amarla.

Posted from WordPress for Android

Anuncios

Posted In:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s